Podemos Santander lamenta que la ciudadanía deba pagar los errores del Ayuntamiento

Podemos Santander lamenta que la ciudadanía deba pagar los errores del Ayuntamiento

Podemos Santander lamenta que la ciudadanía deba pagar los errores del Ayuntamiento

  • El Consistorio ha sido condenado a abonar la cláusula de reequilibrio financiero a la empresa concesionaria del aparcamiento de la plaza de México

Santander 20 de marzo- La población de Santander será de nuevo la más perjudicada por la mala gestión del Ayuntamiento,  tras la condena  del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Santander de abonar la cláusula de reequilibrio financiero a la empresa concesionaria del aparcamiento de la plaza de México. Podemos Santander ha criticado que las decisiones erróneas del Consistorio no hacen más que endeudar a la ciudadanía, que cada día está más cansada de tener que pagar los platos rotos de unos políticos  irresponsables, cuyas actuaciones demuestran en demasiadas ocasiones una total incompetencia para la gestión del bien común.

 

La secretaria general de Podemos Santander, Lydia Alegría, ha manifestado que la sentencia  “volvemos a ver a lo que nos tiene acostumbrados el equipo de gobierno donde pagan los justos por pecadores por su mala gestión que son,como siempre, los vecinos y vecinas de Santander”. Según recuerda Alegría, no es la primera vez que la ciudadanía se enfrenta a un problema similar: “esta situación ya lo hemos visto con anterioridad en casos como Santurban o las plusvalías,  o con nefastos contratos públicos como el relacionado con la vigilancia de las playas”.

 

Aunque la cifra que se reclama por la empresa concesionaria, Empark, aún no ha sido fijada asciende a las cantidades del IBI correspondientes desde 2001, año en que se aprobó el impuesto, y que la concesionaria se niega a abonar al considerar que cuando se le adjudicó el concurso, por un plazo de 50 años, no existía ese impuesto, y en cualquier caso, estaba exenta.

 

Independientemente de ello, el Ayuntamiento, que ha recurrido la decisión judicial, deberá abonar las cantidades que se fijen, una situación que no pasaría, según Alegría, “si el Ayuntamiento se centrase en estar al servicio de la ciudadanía y no de empresas amigas porque al final siempre es el bolsillo de los santanderinos y santanderinas el que se resiente”.

Comparte: